español

english

Instagram

LinKedin

Google +

facebook

blogspot

tumblr

facebook

myspace

twitter

noticias

bio

contacto

lista de correo

media

condiciones de uso

créditos

mapa web

diseño web

galerías de ilustraciones

Láminas a la venta

publicidad

editorial

Ilustración infantil

médica

Retratos

Cómic

Fan art

Entrevista para Fanzine Celofán . Por Álvaro Ovalle

volver


Se puede decir que comenzaste seriamente en esto dejando la carrera de Admón. y Dirección de Empresas para matricularte en la Escuela de Artes y Oficios de tu ciudad, Oviedo. ¿Fue una decisión dura o en el fondo siempre sospechaste que acabarías dedicándote a esto?

No lo vi como una posibilidad hasta que me enfrenté a la decisión de seguir con algo que consideraba vocacional y en realidad no lo era, o apostar por algo que si lo era pero no había imaginado como profesión. Cuando uno decide que se va dedicar a algo, tiene que hacerlo al 100% y en la universidad no me sentía ni al 50% . Me había preparado bien durante años; sacaba buenas notas y tenía ambición, pero una vez allí cambiaron mis prioridades a nivel vital. La escuela de arte estaba a 100 metros de la facultad económicas ¿para que malgastar el tiempo dibujando en los apuntes o en las mesas, si podía hacerlo de forma seria (y calificar) unos metros más allá?. Todo tipo de cambio a esas edades parace más trascendental de lo que es en realidad, y da más vértigo; crees que te juegas la vida y vas a ser un desgraciado si fracasas o algo así, pero con los años aprendes a dar ese tipo de pasos sin darles demasiada importancia. A día de hoy lo hubiese hecho de otra manera, habría aprendido cosas especificas ahorrándome así casi dos años en la Escuela de arte que no me ayudaron demasiado para lo que vino después. El aprendizaje de un ilustrador es para toda la vida y tiene más que ver con encontrar un método personal que con seguir un temario. Claro que cada persona es un mundo, yo hablo de mi experiencia y visión.

Supongo que al dar este paso intuías, aunque fuera en el fondo, que podrías llegar a vivir de esto. Pero en tu caso la profesionalización llegó muy rápido. ¿Lo esperabas así?

No sabía si viviría de ello, pero si tenía claro que podía dar más de mi como ilustrador que como economista, pues sería uno más entre millones. La paradoja es que al final he acabado siendo algo que no es muy diferente a un economista, ya que un ilustrador, además de artista, debe ser ante todo un profesional; empresario, empleado, jefe, contable, publicista, defenderse en burocracia, legislación, etc...con dibujar no basta .Mi entrada en el mundo laboral vino rápido por que cuando has hecho una selectividad (con los años de preparación que eso implica), has cursado estudios universitarios y decides que vas a apostar por otra cosa, ya no te andas con chiquitas y vas más al grano, has perdido el miedo a ese tipo de cambios y actuas con más determinación, para no perder más tiempo. Así que cuando tuve la oportunidad de trabajar la aproveché y me lanzé...y fue antes de terminar el curso, en un estudio de ilustración médico-científica. No esperaba que fuese así, pero de algún modo esperaba hacerlo rápido. 

Has colaborado para revistas y proyectos de temática médica, social, en fanzines, editado cómic... y actualmente trabajas como ilustrador freelance en Oviedo. ¿Has pensado en irte a vivir a una ciudad más grande, como puede ser Madrid? ¿Hasta qué punto consideras o no importante dar ese paso hoy en día para quien quiera dedicarse a esto?

Hoy en día, gracias a la tecnología, un ilustrador no depende de una localización geográfica. Vivo en Oviedo pero trabajo para clientes de cualquier punto del país o de fuera. La comunicación telefónica, via e-mail, intercambio de archivos es más ágil incluso que la comunicación en persona. A día de hoy, cuando tengo que trabajar para algún cliente en mi ciudad, se me hace raro entrevistarme en persona por que estoy acostumbrado a hacerlo a distancia desde hace años. Una ciudad más grande puede aportar más contactos o trabajo, pero es lo comido por lo servido, ya que los gastos también son más altos y sacrificas en calidad de vida. Trabajo en casa y vivo solo: lujos que en una ciudad grande dificilmente me podría permitir. El trabajo no lo es todo en la vida, solo una parte más: hay que vivir bien. No descarto mudarme a una ciudad grande, a veces me lo he planteado, pero lo haría por razones que fuesen más allá de lo meramente laboral y me compensasen. 

¿Crees que un aficionado al dibujo se puede convertir en un buen dibujante a través de la formación? Dicho de otra manera: ¿Consideras NECESARIA la formación en dibujantes y otros artistas plásticos o crees que más bien es INTERESANTE por la técnica que le puede aportar al artista?

Más bien lo segundo. Se puede hablar de técnicas o herramientas, pero me parece un despropósito, y he de añadir que bastante absurdo, normalizar o estandarizar algo tan abstracto como el arte. Como en todas las profesiones hay cosas que se pueden enseñar y cosas que no. Este tipo de ocupación es más prática que teórica. Lo ideal es ver que necesitas, a nivel técnico, y formarte en ello. El INEM sin ir más lejos, ofrece cursos intensivos gratuitos muy completos para aprender a utilizar programas, de forma especializada, que bastan y sobran para defenderte laboralmente; es más práctico, funcional y asertivo que hacer un curso de ilustración. A dibujar no te enseñan, aprendes tu y dibujando, observando otros trabajos, compartiendo experiencias con otros profesionales sin la subjetividad de la relación profesor-artista. Otro artista te puede poner en contacto con la técnica, darte claves, pero no dibujar por ti, ni decidir por ti...jamás!. La Escuela de Arte para un ilustrador es una toma de contacto, pero lo que realmente aprendes se puede condensar en un mes. El segundo año de curso, en la clase de coloreado digital, aún estaban enseñado a escanear, con eso lo digo todo. A un médico se le pide una titulación para ejercer su profesión, a un ilustrador jamás: se le pide obra para poder ver. No creo que haya que ser de Vulcano para entender la lógica de lo que digo. Hacer un curso de ilustración no es garantía de nada, como lo puede ser en otra especialidad. Un ilustrador está en "tierra de nadie" toda su vida, y eso hace que muchos lo vivan con inseguridad todo el tiempo, por eso cuanto antes lo asumas como tu realidad, antes podrás dedicarte a ello sin angustias. Y si no puedes con la incertidumbre, pues trabaja en otra cosa con contrato y sueldo: es igual de incierto (al momento económico actual me remito), pero no lo parece. 

Sin duda en tus dibujos hay un componente cómic bastante importante. ¿A quién citarías como tus máximas referencias dentro de este mundo?

En efecto vengo del mundo del cómic, a nivel técnico y narrativo: dibujo a lápiz, entinto con pincel y coloreo digitalmente, como se hace en cómic  normalmente. Hace eones que no pinto con acuarela, óleos o acrílicos. Esta técnica la he adaptado con los años a todo tipo de trabajos como ilustrador, sin hacer necesariamente cómic, acaba convirtiéndose en parte de tu estilo o marca de la casa. Con los años necesitas controlar un estilo que te permita hacer encargos, a veces masivos y con poco tiempo, con una garantía de calidad. Mis referentes en cómic son autores europeos o americanos como  Frank Quitelly, Alan Davis, Edvin Biucovic, Asimov, Mezieres, David LaFuente...no se me ocurren más ahora. Tengo un poco abandonado lo de comprar cómics...actualmente no sigo ninguna serie, mis referentes hace tiempo que abarcan más géneros y fuentes. 

¿Cómo ves el mundo del cómic en España? Como fan de los superhéroes americanos, ¿qué te parecen las adaptaciones al cine de leyendas como Batman, Hulk o Spiderman?

Como he dicho antes, un dibujante no tiene localización geográfica y pretender que exista solo lleva a la frustración. Si un dibujante pretende vivir del comic en España lo lleva claro: hay pocas editoriales, contratos poco apetecibles, y sobre todo: no hay un gran mercado que asimile todo lo que se ofrece. El lenguaje también puede limitar a veces, de cara a exportarlo. Pero ¿para que quiere uno vivir del cómic en españa si puede buscar trabajo en cualquier editorial del planeta?. No somos americanos, españoles o franceses...somos dibujantes y dibujamos donde nos dejan, sin necesidad de movernos de la silla. Siempre ha habido y habrá artistas españoles en editoriales de todo el planeta. 
Respecto a las adaptaciones pues están bien en el sentido en que dan a conocer personajes de cómic al gran público: no olvidemos que es un género masivo a nivel mundial pero minoritario si lo vemos de forma local. ¿Que me gusten todas? pues ya te tengo que decir que no. Cuantas más se hacen más comparas y más seleccionas. Me quedo con la saga de X-men (a excepción de la última que es una auténtica basura), ya que abrió la puerta a la nueva generación de adaptaciones de superheroes de los últimos años (que conste que también estoy a favor de la serie B de antes), quizás Watchmen, por rara, y Dark Knight, aunque puedas quitar a Batman de la película sin que se note su ausencia y te queda una gran pelicula de cine negro. Creo que el Batman de Tim Burton no han sobrevivido al tiempo y sin embargo las de Verhoeven, que en su momento me parecieron lo menos, ahora me parecen más fieles a la serie de clásica de TV, serie Z muy divertida sin pretensiones de cine de culto. Lo que no llevo bien es que en 10-15 años un personaje cambie de cara 3 o 4 veces, como le pasa a Batman, Hulk o Spiderman en un futuro....pierden credibilidad. 

¿Cómo surgió la colaboración con Bakala.org? ¿Realizabas ya esos dibujos con estética bakala/macarra tan marcada o fue un encargo de ellos y a partir de ahí los empezaste a desarrollar?

Pues yo mismo me ofrecí a colaborar. Por aquel entonces había inaugurado mi web y la publicidad que me podía dar bakala me pareció más que deseable. La verdad es que son un staff muy majo y es fácil trabajar para ellos por que son profesionales y agradecidos. Me cuesta a veces dar con el look que buscan ya que no tengo mucho que ver con el mundo bakala, más bien nad; pero siempre nos ponemos de acuerdo y les he ido cogiendo el punto, hasta que ya me sale solo. De la misma manera que me documento para hacer un encargo médico, o de época, lo mismo hago cuando se trata de una forma de vestir: trato a todos los clientes por igual. Unas veces compartes iconografía o estética, otras veces no. Como profesional buscas la manera de hacerlo bien, por que no se trata de ti, si no de lo que busca el cliente. Estamos contentos con el resultado ellos y yo, eso es lo importante. 

¿En qué porcentaje aproximado estan estos dibujos basados en gente que puedas ver por ahí y en qué parte son imaginarios?

Pues hoy el 80 % es basado en gente real por que hago mucho retrato, pero hace un año o dos el 90 % era inventado. En realidad depende del tipo de encargo. Por lo general dibujo anatomía de memoria y fondos sin referencias desde siempre, de niño devoraba libros de anatomía o perspectiva, pero cuando se trata de un retrato tengo que hacer a la persona tal cual es, más allá de mis aportaciones estéticas en la escena o el vestuario. Supongo que en mis trabajos hay más cosas inventadas que reales, pero soy capaz de hacer ambos si es necesario. La versatilidad es un punto a favor para un ilustrador.

Dentro de lo callejero y macarra, la estética de los personajes tiende más bien a lo bakala, suponemos que haciendo honor al nombre de la web, claro. Pero si tuvieras que dibujar a tu macarra ideal, ¿cómo sería?

No tengo un ideal de hombre y a día de hoy no se si me gustan los macarras, los veo como de la temporada pasada. A veces se asocia macarra a más másculino, más hombre, y yo estoy un poco en contra de todo eso. El género es una cuestion de identidad, así lo veo en mi y así lo veo en los demás, así que no me siento más impresionado-intimidado- atraido por un hombre por que sea más o menos masculino, por que tengo muy claro quien soy yo. Al final son poses que adoptamos y que a día de hoy me aburren. En realidad tengo la manga muy ancha; ni siquiera mis amigos más intimos pueden predecir lo que me va a gustar. No busco la perfección pero sí que me fijo en detalles que me pueden volver loco: cada vez me gustan las bellezas más raras, unas facciones llamativas, un peinado...Te puedo decir que me gusta la gente pálida mil veces más que la bronceada, eso desde siempre. Me chiflan los pelirrojos!. Supongo que lo convencional me llama menos que lo no-convencional. Los chicos de "Hombres, mujeres y viceversa", por ejemplo,  jamás me despertarán más interés que el antropológico. A veces he dibujado a mis hombres ideales retratando a chicos a dedo que me voy encontrando por la red y me inspiran algo, para mi web. Comparándolos entre si, se pueder ver que no tengo un tipo de hombre.



Y en cuanto a tí, ¿cuáles son tus influencias estéticas, ropa, decoración, cultura ,estén o no representadas en tus dibujos?

Voy a trartar de ser escueto que aquí me puedo enrollar como una persiana. Me influyen la literatura, los cómics, el cine, la ciencia ficción, las camp movies, terror, misterio, la historia, la divulgación científica....de todo! soy muy curioso.  Respecto a la ropa; si coges elementos "oldman style" clásico de primera mitad del siglo XX: camisas, blusas, chalecos, gorros o boinas, pantalones, pañuelos, abrigos , zapatos y botines, y los mezclas con básicos de temporada, pitillo, negro y estampados...eso es mi guardarropa a día de hoy. No me verás jamás con unos jeans, ropa deportiva, gorras de colores, etc... No en el tiempo presente. Para la decoración huyo de las paredes blancas y vacías y los muebles de corte minimalista. Mi casa es cero Zen. Las paredes estan llenas de cosas, adoro los dorados, los espejos, colecciono juguetes y merchandising, duermo en una cama de leopardo en una habitación roja. Me fascina la decoración recargada clásica o en su defecto algo totalmente high-tech de serie de ciencia ficción; los pisos antiguos, las casas de abuelas llenas de libros y recuerdos me chiflan también!. Musicalmente me gustan el rock, la electronica (cantada), el jazz, clásica, algo de indie, county...todo ello unificado por el pop más mainstream. A veces ejerzo como Dj para poder bailar todo lo que me gusta... 

Por último. Colaboraste con varios fanzines en tus comienzos. ¿Crees que tienen algún sentido en plena era digital? ¿Qué consejo/s nos darías?

Hacer un fanzine es algo que se hace por placer, como artista o como fan. Es una frivolidad, y por lo tanto muy necesaria. A la vez es una forma maravillosa de tomar contacto con el mundo de editorial, de maquetación, redacción, trabajo con imprentas, publicidad. Es estimulante a muchos niveles y un perfecto punto de partida para futuras vocaciones. Por no hablar de lo bonito que es escribir sobre lo que te gusta y compartirlo con  gente de gustos afines. Como es algo que se hace un poco por amor a lo que a uno le gusta, no es tan importante el formato, o que tenga que llegar a un punto concreto. Si en cambio se busca además que funcione, sea popular, y que llegue a más gente, pues uno tiene que aprovecharse de internet como el fantástico y poderoso medio de intercambio de información que es, aunque sea como apoyo a la edición impresa. Casi todo lo que hago como ilustrador acaba impreso en uno u otro formato, pero me apoyo en internet para conseguir trabajo y difundir mi obra. Aprovechadlo que es gratis!. Me despido deseándoos mucha suerte con el fanzine chicos!.



volver / subir